PARA COMPARTIR

Quisiera comentar y compartir por aquí una de las experiencias, para mi muy chulas en las que me he metido, y que a pesar del poco conocimiento que tenía sobre ello, me está encantado. Estoy hablando de un tipo de yoga de nombre “Raya Yoga” y que me gustaría dedicarle esta entrada para aquellos que no lo conozcáis y os apetezca probar la experiencia.

Por lo visto, el nombre de Raja Yoga nos comentaron que es el Yoga madre de todos los demás. Raja viene a significar Real, es decir, rey, maestro, vida… cada uno pienso, que puede ponerle el nombre que más sentido tenga para el, eso es lo de menos. Lo que comentaron en la primera clase de conceptos básicos es el papel de nuestro ser más espiritual, de nuestro alma, de nuestra parte más pura. Y sé que a veces o en alguna ocasión , no nos sentimos demasiado cómodos con estos conceptos, simple y llanamente, porque suelen ser bastante desconocidos.

Como conceptos básicos destaco que este yoga, que por cierto, nada tiene que ver con los otros yogas que ponen más el enfoque en hacer varias posturas (aunque obviamente también tienen su parte de meditación), habla más bien, de la conexión con esa parte espiritual que tenemos, y a veces, como es mi caso…olvidamos. Habla de alimentar esa pureza a través de la meditación y del disfrute, y en definitiva : del ser consciente y estar presente.

Pero es muy habitual estar en contacto solo con esta parte física, con el hacia fuera, con lo material , con lo que en definitiva siempre cambia. Y por tanto, se nos hace difícil en ocasiones volver a ” conectarnos “.

” Somos seres espirituales viviendo y experimentando una vida material “

Curiosamente ,tenemos el foco puesto demasiado en las cosas externas, que si bien son importantes, son variables. El trabajo, la familia, la edad ,tu estilo de vida, etc…son cosas que generalmente nos definen. Pero esas cosas, no soy yo únicamente (en mi caso, claro)  si no se complementan con lo que de verdad permanece. Lo que de verdad es el soporte para que todo lo demás funcione.

¿Y como se alimenta esa parte de nuestro yo tan pura y que todos, absolutamente todos poseemos?

Invirtiendo en nosotros igual que invertimos en hacer crecer nuestros ahorros. Pero en este caso, a través de : la felicidad, la pureza, el amor, la gratitud y la abundancia. Si llevamos nuestra vida enfocándonos en ellas, nuestro sentido de vivir y de disfrutar, tendrá justamente, sentido.

Escrito por un ángel anónimo de tantos que te encuentras por la vida.

Estas son las cosas en las que hizo hincapié  la profe de la clase a la que fui, como os digo, de raja yoga. Clase que me dejo maravillada por la forma que tuvo de explicarlo todo. Me pareció que tienen un sentido tan brutal. Y aunque ¡Claro! By the way…También ayudó a que recibiera el mensaje tan fácilmente, el hecho de que la mujer que nos hablaba fuera pura claridad y paz. Transmitía a través de lo que contaba realmente una sensación de tranquilidad y serenidad, que para mí en muchas ocasiones las quisiera.

> Que importante es el mensaje que se cuenta, pero cuanto o más, es la manera de contarlo >

Ella lo hizo así. Lo explico con el mayor convencimiento que os podéis imaginar sobre lo que decía. y volviendo al tema, Y aunque pueda parecer obvio, creo que se nos olvida y cuando alguien te lo vuelve a contar, es como un…

” ¡ES VERDAD! claramente siempre fue así, pero mi atención muchas veces, no está en eso”

Vivimos en el cambio constante, en el no parar, en la multitarea de cojo una llamada a la vez de que pelo una patata y echo un ojo a ver como va la lavadora…lo que mantiene a nuestra mente a mil. Tanto es así, que hemos adoptado ese estado como el natural. Cuando resulta que lo natural ¡¡es todo lo contrario!!. Encontrar ese espacio de serenidad o paz, es súper necesario.

A través de la meditación podemos volver a conectarnos y descansar de tantiiiisiiimos pensamientos del no parar y muchos futuros que tenemos a lo largo del día, que nos separan de vivir lo presente. La meditación nos ayuda a decir – ¡alto! Voy a descansar un rato – porque igual que cuidamos de nuestro pelo, nuestro cuerpo , la alimentación,  y otras mil más…deberíamos alimentar esa parte más profunda y que a la vez, es el timón de todo.

Así que, después de tener todos los roles que tenemos a lo largo del día: me levanto y tengo el rol de madre, cojo el bus y tengo el rol de pasajero, voy al trabajo y me pongo el traje  para hacer mi papel de contable (por ejemplo), voy a comprar y llevo el rol de comprador y así hasta que nos acostamos y dormimos, y hasta el día siguiente.

Son tantiiiisiiiimos los roles que llevamos en nuestra vida, que pararse a lo largo del día, aunque sean 10 minutos para desconectar, meditar, respirar conscientemente … es lo que marcará la diferencia para seguir viviendo con plena satisfacción y siendo un pelin más conscientes de todo lo que nos rodea.

No es obligatorio y sé que puede dar pereza ( a mi me la da aunque lo practique) pero tras toda la ciencia que hay detrás de esto relacionada con los beneficios de la meditación, pienso…vale la pena probarlo tantas veces como sea necesario.

Cuidemos nosotros de nosotros mismos porque esa, es nuestra responsabilidad también. Responsabilidad casi más importante, que los roles que tenemos en nuestro día.

Feliz día,

Let

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *